Acceso Usuarios
facebook
Blog

fotógrafos

Últimos comentarios

Historial

« Abril 2017 »
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Nube de etiquetas

Martes, 22 de Enero de 2013

La coca es femenino

Son mujeres fuertes, luchadoras, sacrificadas. Cultivan la hoja de coca desde niñas, igual que lo hicieron sus madres, y las madres de sus madres. El consumo tradicional de la hoja de coca pervive a través de los siglos y las generaciones en Bolivia. Las mujeres son parte importante de este proceso.

La mujer boliviana corea la tierra, la prepara para el cultivo, siembra, cosecha, prepara y vende la hoja de coca. Dedica a estas tareas más de 10 horas al día. Cuando llega la tarde apenas hay energía para más que preparar la cena y atender la casa. La mayoría de ellas carece de seguro o seguridad social y así, se ven obligadas a trabajar en la recolección de hoja de coca hasta avanzada edad, cuando apenas si pueden caminar, pues de esas hojas sagradas proviene el único ingreso económico para ella, incluso para su familia.

Muchas enviudaron, tienen nietos a su cargo y sacrifican sus últimos brotes de lucidez y fuerza en los cocales. Se sorprenden de que algunos piensen que, algo tan natural y puro como la hoja de coca, pueda confundirse con droga. Ellas mascan coca desde niñas, como el que bebe un café, para aclimatarse a la altitud o rendir más en el trabajo. El consumo tradicional de la hoja de coca es algo tan natural en Bolivia como respirar. Más allá, la coca marca el ritmo de la vida, las costumbres y las tradiciones.

No se puede concebir una vida sin coca que mascar o cultivar. Ellas son las hijas de la niebla, las que se adentran cada mañana entre las brumas de recónditos valles de montaña para recolectar las diminutas hojas.

Publicado en Blog
© BluePhoto 2011 | Aviso Legal | Diseño | Desarrollo